La información cuenta. Todos intuimos que de alguna manera la información correcta en el momento preciso, incrementará la probabilidad de tomar una mejor decisión. Esta idea se refleja en los negocios o investigaciones de la ciencia. Sin embargo, en la era digital la información ya no sólo se valora en términos de negocios, el análisis de datos permite predecir situaciones, descubrir patrones, hábitos y muchas posibilidades más. Campos como los negocios o las ciencias han entendido el valor del Big Data y lo usan, sin embargo los problemas sociales siguen sin incorporar estas prácticas para solucionar problemas. Se desperdicia así el gran potencial que existe en la participación ciudadana para contribuir en la materia.

Los datos y el Big Data

10734190_554889781323560_3934724255142255350_n Aunque el hombre siempre ha recolectado datos a través de la historia, hoy en día ha cambiado la forma de utilizar esos datos y hacer algo productivo con ellos. Con las nuevas tecnologías, ha incrementado la capacidad de recolectarlos, ordenarlos y analizarlos. Los datos ahora tienen más volumen, se recolectan más rápido, son más diversos y hay formas de verificar que sean confiables. Crear grandes conjuntos de datos y hacer algo con ellos, es lo que se conoce como Big Data.

Dentro de los ejemplos de éxito en el uso de Big Data, está Netflix, que a través de recolectar las preferencias de sus usuarios sabía que su famosa serie House of Cards sería exitosa antes que estuviera disponible a los consumidores. Extraído de: Giving viewers what they want NYT 

HOC

También Google, creó Google Flu Trends que funciona como sistema de monitoreo del avance de la gripe, a través de las palabras que más se buscan en sus servicios. Laboratorios de medicina han utilizado también la predicción de patrones para saber cuando habrá más demanda de ciertos medicamentos y producir suficiente. Se utiliza Big Data también para predecir el clima y manejar situaciones como desastres naturales o retrasos en los aeropuertos.

Parece que sólo campos como los negocios o la ciencia han logrado tener experiencias exitosas. A nivel social, no se ha encontrado la forma de producir datos ya sea porque las amplias burocracias no lo permiten, porque el gobierno no fija estándares para reunir la información o porque los datos producidos no son confiables. A ello hay que agregar que los problemas sociales son más complejos e involucran más variables, haciendo el análisis de datos más difícil y costoso. Esta situación no descarta la idea de que el análisis de datos puede contribuir a solucionar problemas sociales a nivel mundial, en materia de educación, seguridad, economía, etc.

¿Cuál es el reto en Latinoamérica?

A nivel latinoamericano para la solución de problemas sociales, el reto es empezar a producir datos, liberar los que ya se producen y dirigir esfuerzos para que se sigan produciendo y se haga de manera más homogénea y amigable al usuario. Después de producir datos organizados, ya se puede proceder analizarlos.

EscueladeDatosLa buena noticia es que existen muchas iniciativas a nivel latinoamericano, que buscan la apertura de datos y la liberación de la información. Además, hay iniciativas que dejan códigos abiertos para la implementación de las herramientas que usaron en su país, en otros países de la región. Se observa como las organizaciones sin fines de lucro están contribuyendo a liberar información y sobre todo, a compartir experiencias para que otros puedan aprender lecciones valiosas. Una iniciativa que trabaja en el tema de recolección de datos y la propagación de buenas prácticas es la Escuela de Datos (http://escueladedatos.org/  y en Facebook) , quienes tienen como objetivo empoderar a las organizaciones civiles, periodistas y a los ciudadanos para que sean capaces de usar los datos de manera efectiva y eficiente. En Red Ciudadana estamos orgullosos de ser nominados para formar parte de la comunidad de fellows de la Escuela de Datos, impulsando proyectos que liberen datos para orientar mejor las políticas públicas y reunir información valiosa para mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos.

Los ciudadanos podemos involucrarnos en ayudar a crear datos y analizarlos. La contribución de la sociedad civil debe estar enfocada en coordinar estos esfuerzos a través de herramientas valiosas que empoderen al ciudadano, y permitan que su contribución no sea en vano. Es así como tenemos la oportunidad de exigir y actuar para que el gobierno sea eficiente y para que los datos que se produzcan sean veraces y puedan ser utilizados para solucionar los problemas que más nos afectan.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment