Democracia Viva 2022: en boca de todos, en el grito de Centroamérica


 De acuerdo con el Monitor de Seguimiento del espacio cívico de CIVICUS (2020),en Latinoamérica se ha reducido el espacio en 22 de 32 países; siendo obstruido y cerrado en 8 de ellos.
Autor: Natalia Carranza | info@redciudadana.org.gt | 20/09/2022

De acuerdo con el Monitor de Seguimiento del espacio cívico de CIVICUS (2020), en Latinoamérica se ha reducido el espacio en 22 de 32 países; siendo obstruido y cerrado en 8 de ellos. Esto significa que más de la mitad de la población del continente vive en países con un espacio cívico bloqueado (32%) o represivo (25%). El 45% restante vive en países donde el espacio cívico se ha reducido durante los últimos años.

2019 será recordado como el año del estallido social en América Latina. En su último trimestre, emergieron protestas en Ecuador, Chile, Bolivia y Colombia. El miedo al contagio de covid-19 pareció apagarlas cuando la pandemia llegó a la región en 2020. Sin embargo, en Bolivia, en Colombia y en Guatemala, el descontento pudo más que el miedo y la gente salió a las calles aun con pandemia. En Perú, Paraguay y Guatemala que habían vivido crisis institucionales en 2019, las protestas estallaron a fines de 2020 y principios de 2021, respectivamente.

En esa línea, los movimientos surgieron en diferentes países con sus propios contextos, sin embargo, todos tienen más rasgos en común que diferencias.

¿Cuáles son estos rasgos en común?

Esta forma de activismo emerge en un contexto regional específico de crecientes contradicciones, es decir, un desarrollo socioeconómico excluyente y con índices alarmantes de desarrollo humano, “caracterizado por desigualdades sociales radicales en democracias que siguen sin atender las necesidades de gran parte de la sociedad. Aunque estos movimientos sociales pueden parecer nuevos, en verdad son expresión de las tensiones subyacentes presentes en la mayoría de las sociedades de la región; son puntos de tensión que por largo tiempo han representado el núcleo del conflicto social en América Latina: la desigualdad, la pobreza y la exclusión que ambas implican. Esta exclusión es social (falta de acceso a los servicios básicos, a la educación, a la salud, al transporte, etc.) y política (falta de participación en los procesos de toma de decisiones, clases políticas autorreferenciales y procesos institucionales opacos y una ausencia de rendición de cuentas en el ámbito político-institucional)”

Ante esta situación alarmante de cierre del espacio cívico en Centroamérica, profundizado por la pandemia. Desde Guatemala, Red Ciudadana se suma al grito en defensa de la democracia, en el marco del evento internacional Democracia Viva. Coincidiendo con más de 10 años de nuestra organización y a menos de un año de las elecciones nacionales, alzamos la voz en nombre de las juventudes, de la ciudadanía y por nuestro futuro.

Asuntos del Sur en medio de este contexto crea una serie de eventos con distintas organizaciones de la región para contextualizar la situación de cada país e invitar a crear redes de articulación para enfrentar los alarmantes contextos de vulnerabilidad democrática.

Los espacios compartidos generaron diálogos enriquecedores, permitieron conocer la realidad de cada país, conocer las vías de acción de las organizaciones y principalmente, identificarnos y reconocer que son más las características en común que compartimos por lo que unir esfuerzos es una vía de acción ante la regresión autoritaria que está ocurriendo.

A modo de reflexión final, ¿qué podemos hacer ante esta situación? En Guatemala en cara a las elecciones 2023 y a nivel regional, como ciudadanía debemos informarnos, ejercer nuestro libre derecho y obligación de auditoría social; identificar esas narrativas utilizadas como mecanismos de control por el gobierno para separarnos y profundizar la polarización y crear nuevas que generen comunidad, que invitan a involucrarse en lo que sucede en su país.

El 15 de septiembre se celebró el Día Internacional de la Democracia y es una nueva invitación a no callar. Ante las amenazas, los ataques, la represión y el control social, el silencio no es opción. Es el momento de extender y alzar nuestras voces y defender las libertades de pensamiento y expresión que tanto luchamos por conquistar. El contexto actual es una oportunidad para unirnos a nivel regional y por qué no? global. Hay que crear una red de articulación Centroamericana, regional, hay que identificar y reconocer a los aliades. Crear narrativas que generen comunidad, generar diálogos, desarrollar movimientos con mecanismos de coordinación institucionalizados e invitar no solo a la acción política sino crear procesos de capacitación política.

Nos quieren callar, no vamos a permitirlo. Cuando intentan achicar nuestro mundo, nuestra obligación es expandirlo. Cuando nos cierran los caminos, tenemos el deber de tender puentes y abrir puertas.

Nos quieren robar la voz, por eso gritamos más fuerte.

Democracia Viva 2022: en boca de todos, en el grito de Centroamérica.

Escucha nuestros podcasts

La última medición del Latinobarómetro del año 2020 arrojo cifras preocupantes respecto a la confianza de la ciudadanía con el sector justicia de América Latina.

¿Cómo devolvemos el poder a la ciudadanía para que estén al centro de las políticas públicas?

¡Participa en la evaluación de la plataforma pnd.gt (incluyendo módulo ODS) y aporta tus recomendaciones para el fortalecimiento de funcionalidad y contenido!