La vara con la que se medirá a las y los próximos magistrados del país

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

¿Qué etapa toca?

Las comisiones de postulación ya juramentadas, puedes ver aquí quienes son, deben empezar a reunirse constantemente para definir cómo evaluarán aspirantes y definirá la nómina que propondrán al Congreso de la república. Para iniciar, dado que la presidencia de cada comisión fue definida en la juramentación, ahora deben:

  • seleccionar quién cumplirá con la secretaría y vocería de la misma,
  • aprobar un reglamento interno,
  • establecer el cronograma de trabajo para cumplir con los tiempos de ley y
  • definir los instrumentos con los que evaluarán aspirantes, incluyendo:
    • perfil del postulante,
    • tabla de gradación,
    • formulario de inscripción,
    • guía para elaboración de currículum vitae y;
  • la convocatoria pública para aplicar.

¿Dónde?

La sede de las dos comisiones de postulación, para elegir Corte suprema de justicia (CSJ) y Corte de apelaciones (CA), será la Universidad Mesoamericana. Puedes ver nuestra guía para asistir a las sesiones aquí.

¿Cuándo?

Del lunes 19 al jueves 22 de agosto de 2019

¿Qué pasó?

En la primera sesión de ambas comisiones se definieron las reglas del juego internas, resalta la elección como secretarios de las mismas: Aragón Solé para la comisión de CSJ y Rojas Cetina para la de CA.

Dentro del reglamento aprobado, no pasaron desapercibidas las siguientes normas:

  • Prohibido utilizar teléfonos en las fases de revisión, evaluación y votación de expedientes.
  • Prohibidas cualquier tipo de protesta o manifestación ciudadana dentro de la sede de las comisiones.
  • La comisión decidirá las sanciones por romper con estas normas con total discrecionalidad.
  • La creación de un equipo jurídico para conocer objeciones al actuar de las comisiones por temor a las que puedan ser presentadas.

El primer gran punto de pugna fue la definición del cronograma, habían opiniones sobre alargar el proceso todo lo necesario, finalizando hasta diciembre de este año; en contraposición de quienes opinaban que el proceso debía ser comprimido para cumpliro con el plazo legal establecido para la toma de posesión el próximo 13 de octubre. Ganó la última postura, por lo que el cronograma es bastante ajustado, limitando el tiempo de discusión, rigurosidad y auditoría ciudadana, se pueden consultar aquí. La discusión del cronograma también hizo visible una de las grandes fallas del proceso: el conflicto que existe de magistrados de CSJ evaluando y eligiendo a quienes aspiran a CA y viceversa. Esto fue evidente cuando discutieron la fecha de selección de nómina, pues buscaron que las fechas encajaran de manera que una sirviera para la negociación de la otra.

Al momento de definir perfil de postulante, la tabla de gradación del mismo y el formulario de inscripción, la gran discusión giró en torno a integrar y explicitar aspectos éticos. La corriente de oposición abogó por la contundencia de exigir a aspirantes:

  • no estar relacionados a personas sindicadas por los delitos de alto impacto, crimen organizado, lavado de dinero, asociación ilícita, violación a derechos humanos, entre otros;
  • no haber defendido sistemáticamente a miembros del crimen organizado; y
  • no haber practicado el litigio malicioso.

Mientras que la corriente tradicional utilizó el discurso de:

  • el derecho de defensa, 
  • a la presunción de inocencia y
  • al la firmeza de cualquier sanción antes de ser motivo de exclusión.

Ante este panorama, se lanzó la convocatoria pública para aplicar, las personas interesadas tienen hasta el viernes 30 de agosto de este año para presentar su expediente a las comisiones. Por el momento es claro que las comisiones se resisten a renovarse y ser pertinentes al momento histórico que demanda medidas drásticas contra la cooptación de la justicia. Es con esta vara difusa y ambigua que evaluarán aspirantes y decidirán a las y los próximos magistrados del país.

Share.

About Author