Nuevas prácticas en las postuladoras

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La observación de las primeras jornadas de sesiones del trabajo en ambas comisiones de postulación, nos deja con una sensación de restauración y de reproducción de las mismas prácticas e idéntica configuración en la conformación de los bloques de comisionados y comisionadas. Ello visto desde una lógica de actores en un sistema de acumulación de apoyos políticos que las comisiones permiten. Tal como lo visto en el pasado proceso anulado. Sin embargo, es evidente que existen novedades que insertan una nueva dinámica en el proceso de elección de cortes 2020. Son estas innovaciones tomadas en el seno de las comisiones las que se exponen a continuación.

La primera adaptación que modifica la lógica interna de las comisiones es la dependencia de su trabajo a otros actores externos: el Consejo de la Carrera Judicial y la Corte de Constitucionalidad, tanto por sus resoluciones ya dictadas como otras acciones actuales. Esto crea un contexto de incertidumbre en la continuidad de los procesos por la recíproca condicionalidad entre estas instituciones. De ello resulta que el proceso de elección de cortes se resuelve en tres instancias que caminan según sus ritmos propios.

Por una lado, hasta estas fechas, no existe una fecha clara de inicio del plazo de los 20 días que la CC ordenó para que las comisiones realizarán el proceso de selección de la nómina de los aspirantes a las magistraturas. Ello porque a estas alturas, el Consejo de la Carrera Judicial no ha remitido a ambas comisiones las nóminas finales, expedientes y copias certificadas de las y los aspirantes pertenecientes al sistema de carrera judicial a pesar de los requerimientos y las ejecutorias planteadas ante la CC por las comisiones, que aluden un incumplimiento de parte de este Consejo.

En consecuencia, el trabajo de comisiones queda parcialmente suspendido y escindido entre el estrato de aspirantes que ingresan al proceso por medio del sistema de carrera judicial –en estado pendiente- y el conjunto de aspirantes que lo hacen a través del estrato de abogados en el ejercicio de la profesión independiente –con los que se está avanzando-. Estratos que en este contexto son tratados desigualmente y en forma particular conforme a las especificidades y a la incertidumbre que existe con relación a los expedientes de aspirantes del estrato de la carrera judicial. Por ahora, ambas comisiones avanzan separadamente la revisión de las y los aspirantes que forman el estrato de abogados en el ejercicio independiente de la profesión.   

Otra de las nuevas adaptaciones en la dinámica del proceso es la no aprobación hasta estos tiempos de algunos de los instrumentos de planeación. Específicamente, la ausencia de un cronograma de trabajo con fechas establecidas que permitan prever las fases del proceso y la inexistencia de la aprobación final de la tabla de gradación por el reajuste en el tópico de méritos profesionales con el objeto de ponderar las evaluaciones realizadas por el Consejo de la Carrera Judicial, y así poder dar cumplimiento a las sendas sentencias de amparo de la CC. Cuestiones aun en disenso.

Una de las transformaciones fundamentales que el actual proceso adopta es la realización del control de constitucionalidad que ejerce CC mediante el vasto contenido programático de sus resoluciones de amparo. Ello envuelve la actividad de cada comisionado y comisionada, y de las comisiones como tal, de la parte resolutiva y considerativa de las susodichas sentencias, al buscar la justificación y el basamento de sus posiciones en los antecedentes resueltos por la alta magistratura constitucional. Por ejemplo, las disposiciones referentes a la reincorporación de aspirantes jueces y magistrados excluidos del proceso en la fase de revisión de requisitos formales o el reajuste de la tabla de gradación.   

Es así que se presenta singularmente en la comisión de CA, la reintegración automática de las y los aspirantes que integran el sistema de carrera judicial y que fueron excluidos por incumplir requisitos formales, al actual proceso de postulación, pretendiendo así dar cumplimiento a lo ordenado por la CC. Con una forma distinta, la comisión de CSJ se resuelve que se haga la revisión de todos los expedientes, si hay miembros de la carrera judicial que obvian requisitos que son necesarios para el ejercicio de la judicatura y la magistratura, estarán exentos de la calificación de requisitos formales, si son ya requisitos que cumplen por estar dentro de la carrera judicial. Sin embargo, en la actual etapa de revisión plenaria de los expedientes que presentaron defectos formales y observaciones en las termas calificadoras, dicha resolución es utilizada para no excluir a aspirantes que incumplen con hasta con la acreditación de los requisitos constitucionales. Es así que varios casos que fueron sometidos al pleno son afectados por omisiones de requisitos y documentos, y que por no alcanzarse la mayoría para la toma de decisiones (25 votos) para excluirlo o admitirlo, automáticamente permanecerán en las listas.

Ligado a lo anterior, en la comisión a CSJ se optó por hacer efectivo para la fase de revisión el pleno de expedientes con defectos u omisiones de requisitos formales el sistema de votación nominal. Algo que no ocurrió en el proceso anulado y que no evidenciaba las motivaciones y las posiciones que los y las comisionadas adoptan en la votación de un caso controvertido. De igual forma, en el proceso anterior la lista de expedientes que contenían observaciones por omisión o defectos en requisitos formales eran configuradas por la totalidad de expedientes razonados por las ternas calificadores; de tal manera que sólo los expedientes que eran razonados pasaban la revisión en plenaria. En el proceso actual, la actitud tomada por el Presidente y Secretario de la comisión fue revisar la totalidad de expedientes para verificar el trabajo realizado por las ternas evaluadoras, encontrándose variedad de expedientes que omitían requisitos y documentos de acreditación que no habían sido razonados por dichas ternas.

Otros cambios fueron los relacionados a la actitud que tomaron las comisiones frente a la orden de reajustar las tablas de gradación aprobadas. En la comisión de CSJ el único acuerdo a que se ha llegado es, que solamente se ajustará el tópico de méritos profesionales y únicamente para el caso de aspirantes del estrato de la carrera judicial. Dicho tópico se ponderarán de 0 a 10 puntos; pero aún no se ha definido la calificaciones porcentuales. Por su parte, la postuladora a CA resolvió el reajuste de la tabla de gradación mediante la adopción de un modelo porcentual en un margen de 7 a 10 puntos en el tópico de méritos profesionales. A los aspirantes del estrato de la carrera judicial, dicho puntaje se asignará según la evaluación de su desempeño como juez o magistrado realizada por el Consejo de la Carrera Judicial. Para el estrato de los abogados en el ejercicio de la profesión liberal, se calificará sobre la base de su experiencia en la administración pública.    

Share.

About Author